Préstamos rápidos

Entidad
Plazo
Mínimo
Máximo
Acepta ASNEF
GRATIS
vivus
7 - 30 días
50 €
300 €
¡SOLICITAR!
NO
1
si
solcredito
5 - 30 días
50 €
800 €
¡SOLICITAR!
NO
2
si
viaconto
7 - 30 días
50 €
300 €
¡SOLICITAR!
SI
3
si
dineo
5 - 30 días
50 €
300 €
¡SOLICITAR!
No especifica
si
ferratum
30 días
50 €
1000 €
¡SOLICITAR!
NO
si
okmoney
14 - 30 días
100 €
800 €
¡SOLICITAR!
NO
no
moneyman
5 - 62 días
50 €
300 €
¡SOLICITAR!
SI
no
creditstar
5 - 90 días
50 €
300 €
¡SOLICITAR!
No especifica
no
cashper
15 Y 30 días
50 €
500 €
¡SOLICITAR!
SI
no
freezl
35 días
50 €
1000 €
¡SOLICITAR!
SI
no
kredito24
7 - 30 días
75 €
750 €
¡SOLICITAR!
SI
no
pepedinero
7 - 30 días
50 €
250 €
¡SOLICITAR!
SI
no
savso
91 y 182 días
100 €
300 €
¡SOLICITAR!
SI
no
prestamo10
5 - 30 días
50 €
300 €
¡SOLICITAR!
SI
no
creditocajero
5 - 31 días
50 €
300 €
¡SOLICITAR!
NO
no
twinero
7 - 30 días
50 €
300 €
¡SOLICITAR!
SI
no
monedo
36 meses
750 €
5000 €
¡SOLICITAR!
SI
no
kyzoo
14 - 30 días
100 €
800 €
¡SOLICITAR!
NO
no

¿Cómo pedir préstamos rápidos en España?

Es normal para cualquier persona encontrarse frente a una situación financiera que debe resolver a la brevedad y simplemente no puede esperar. Todos podríamos estar frente a una necesidad perentoria que requiera de un poco de dinero extra, para lo que existen los préstamos rápidos. Las empresas que los conceden buscan solucionar situaciones puntuales para gente que está en búsqueda de un financiamiento a la brevedad posible.

prestamos rapidos

Comúnmente, este tipo de préstamos se piden en montos pequeños empezando entre 100 y 200 euros, hasta cantidades mayores a los 1000 euros. La amortización generalmente tiene un tiempo breve, con un límite de pago de pocos meses o semanas, pero también existen los casos donde se puede ajustar el período de devolución hasta un par de años.

Un detalle importante a tomar en cuenta, es que muchas empresas que otorgan créditos o préstamos rápidos están especialmente dedicadas a estas transacciones y podrían estar desligadas a las actividades de un banco. Se manejan de forma particular y hacen que la solicitud sea más sencilla y práctica.

Seguramente al pedir uno de estos préstamos rápidos tendrás que presentar algunos requerimientos para justificar tus ingresos, para luego contar con el dinero en tu cuenta dentro de un plazo de 48 horas aproximadamente. A veces podría tardarse un poco más, independientemente si estás solicitando una cantidad alta o baja, pero eso siempre dependerá de circunstancias como la cantidad de tiempo que se tarda una compañía en dar el “sí” o el plazo que te puedas tardar sacando un documento requerido.

Otro detalle interesante es que para estos trámites no se suelen cobrar comisiones de apertura, resultando en uno de sus principales atractivos.

Dudas comunes sobre préstamos rápidos

¿Existen diferentes tipos?

Sí, de hecho la cantidad que solicites dependerá del tipo de préstamo que buscas. Por un lado, están los llamados minicreditos que generalmente no pasan de 1500 euros, pagando su totalidad en una baja cantidad de cuotas. Para esto hay procesos bastante simples y tendrás el dinero en tu poder bastante pronto.

Luego están los créditos rápidos. Estos sí pueden tener valores más elevados, pero son generalmente otorgados por instituciones bancarias. Podrías pedir aproximadamente 15.000 euros y pagarlos en varios años, pero por supuesto, este proceso lleva  más requisitos, tiempos de evaluación y liberación del dinero para finalmente tenerlo en tu cuenta.

También nos encontramos con el caso de los préstamos personales, que se manejan en una categoría para apoyar proyectos de mayor escala que tengas contemplados en tu vida, como la compra de bienes, viviendas, coches, etc. El valor es aún más alto que los otros dos tipos de préstamo, por eso tiene un proceso más largo, pero el límite de pago también será prolongado y en comparación a otros tipos de créditos de grandes montos, es bastante rápido.

¿Qué requisitos suelen pedir?

Esta pregunta es respondida de forma distinta por cada prestamista, sin embargo, muchas de estas entidades coinciden en varios de sus requisitos al ser los más comunes, como por ejemplo ser mayor de edad, residir en España, tener una cuenta activa en un banco nacional y datos personales como dirección, correo electrónico y móvil.

Por supuesto, hay detalles que pueden variar, como algunas compañías de préstamos rápidos desligadas de instituciones bancarias que piden tener más de 21 años, una nómina, un aval y una constancia de estar fuera de la lista de morosos.

¿Y si tengo un mal historial crediticio?

En realidad, no todas las agencias tienen sistemas iguales para analizar la solvencia de cada solicitante. La forma en que has usado tu crédito podría o no impactar en la decisión de la agencia para aprobar préstamos urgentes.

¿Cómo proceden estas agencias independientes con quienes no pagan sus préstamos?

Este tema también varía según cada institución crediticia, sin embargo, las acciones comúnmente son ponerte en el ASNEF y tomar las medidas legales necesarias para eventualmente recibir el pago. Por esa razón, la agencia elegida te explicará sus condiciones para confirmar la solicitud y tú debes prestar especial atención a estos detalles, para conocer las obligaciones contractuales y qué sucederá si ocurre algún incumplimiento de pago o retraso en alguna cuota.

Recuerda que pedir un préstamo rápido es una responsabilidad importante y te recomendamos estar lo más seguro que puedas sobre los temas de devolución del crédito, sus plazos y sus respectivos valores.

Precauciones

El concepto general de los préstamos rápidos en España es bastante llamativo. Todas estas entidades financieras emiten estos créditos de una forma muy veloz, con mucho menos papeleo que en alguna institución bancaria y con un acceso relativamente fácil, porque las condiciones de contratación son poco estrictas.

Si alguien tiene un problema financiero o quiere darse un gusto, por supuesto pensará que esta es su mejor opción. Para afrontar un imprevisto o pagar por algún capricho, verá que puede conseguir capital adicional de una manera muy accesible, sin embargo, como sucede en todo gran beneficio a un bajo costo, hay condiciones que deben tomarse en cuenta.

Prestamos urgentes

La facilidad que hay detrás de todo esto hace parecer que estas empresas están prácticamente haciéndote un favor como solicitante, pero en realidad lo estarás pagando en intereses. Al revisar la Tasa Anual Equivalente, te darás cuenta que estarías pagando intereses que van entre 20% y 25%. Además, en algunos casos se suman comisiones de amortización anticipada. Las agencias prestamistas te indican que debes pagar cuotas bastante bajas con un interés mensual bastante razonable, pero a largo plazo la cantidad de intereses puede llegar a ser sumamente alta.

Estas son las sorpresas que deben evitarse a toda costa. Lo primero que se recomienda para no encontrarse con estas situaciones inesperadas es “leer las letras pequeñas”, es decir, estar completamente atento a cualquier condición especial que quiera imponer la entidad.

Segundo, ten en mente que no todo se trata de cuánto te costará mensualmente el préstamo, sino más bien de la cuantía total. Esto te servirá para saber realmente cuanto terminarás pagando a largo plazo en términos de intereses, así que fíjate en el interés nominal y el TAE anual que se está manejando. Esto no solo se hace para préstamos rápidos, sino para cualquier tipo de solicitud de crédito ante cualquier entidad o institución. Sabemos que puede ser un poco complicado estar en algunas situaciones de aprietos financieros y podrías tener un poco de prisa, pero buscar lo más conveniente te ahorrará dolores de cabeza en el futuro.

Por esa razón, no deberías considerar estos préstamos urgentes como una primera opción ante la solución de un problema de dinero. Solo acude a ellos si estás completamente seguro de poder evitar un problema de impago a largo plazo.

Recomendaciones

Así como te hemos dado una lista de detalles a los que debes prestarles especial atención, también tendrás una lista con lo que debes evaluar antes de solicitar préstamos urgentes.

Fiabilidad y credibilidad de la empresa

Supongamos que has tomado la decisión de pedir ese préstamo, pero ahora que sabes cómo pueden variar las condiciones dependiendo de la compañía que elijas, es de suma importancia que investigues todo lo que puedas sobre la agencia que vas a elegir como tu prestamista. Haz una búsqueda extensa en Internet y compara las opiniones de anteriores usuarios o clientes.

Asesórate con personas que hayan hecho el proceso anteriormente y escucha otras experiencias, ahí te harás una idea mucho más clara de si te conviene solicitar el crédito.

Concéntrate solo en lo que necesitas

Si consideras que necesitas un préstamo rápido, es porque tienes un objetivo específico. Estas empresas suelen promocionar importes que suenan tentadores, pero que posiblemente no necesitas. Focalízate en el dinero que realmente quieres solicitar y ver cuáles son las agencias que te dan las mejores condiciones en términos de tiempo, cuotas, plazos e intereses.

Anota tus necesidades

Si quieres enfocarte en tu verdadero objetivo, haz una lista. Escribe tu importe ideal y las condiciones que te gustaría recibir o cumplir, de esa forma podrás hacer las comparaciones respectivas y elegirás el mejor préstamo que se te presente por las diferentes empresas.

Contacta a cada empresa

Puedes pedir préstamos rápidos y fáciles por Internet, lo que resulta muy práctico, pero siempre es recomendable comunicarse vía telefónica o estar ahí en persona. Cualquier pregunta adicional que tengas, podrás hacerla y conocer las condiciones a fondo. Así evitarás que se pierdan detalles importantes.

Lee bien los términos de renovación

Anteriormente te hemos recomendado leer todo con detenimiento. Ese es un tema que no se puede recomendar suficiente, porque es fundamental para toda solicitud de préstamo rápido. Muchos momentos desagradables se pueden evitar con la precaución necesaria.

Recuerda que estás pidiendo esto a la empresa para resolver una situación personal, así que estás haciendo un trámite muy importante. Actúa con la relevancia que esto amerita y jamás te quedes con dudas sobre lo que estás contratando. Para que esto salga bien, debe haber la mayor confianza posible entre el prestamista y el solicitante.